Protección anticorrosión: un requisito para el compromiso de garantía

La corrosión es un fenómeno bien conocido en el sector agrario: el amoniaco generado por el estiércol, por ejemplo, puede dañar las estructuras de cubiertas hechas de aluminio, acero y otros metales. También encontramos corrosión en áreas costeras y en la industria pesada. Afortunadamente, existen muchas soluciones para la protección de estos materiales. Esdec ofrece una garantía de 20 años en sus sistemas de montaje para paneles solares sobre cubiertas, lo que supone una protección anticorrosión adicional. Además de garantizar un alto nivel de calidad, los convierte en productos reciclables y sostenibles.

Corrosión y sus posibles consecuencias

Antes que nada, veamos la definición de corrosión: el ataque no deseado de un material por efecto de una reacción química. El ataque mejor conocido es el de los metales que reaccionan con oxígeno y agua en presencia de aire. El resultado es la aparición de óxido en metales ferrosos. El óxido afecta al metal y a largo plazo puede debilitar el producto. El óxido blanco y la anodización (en el caso del aluminio) pueden considerarse una forma favorable de corrosión. De hecho, estos tipos de oxidación tienen efecto protector. Todas las variantes de oxidación anteriores son el producto de una reacción química. Existe además un tipo de corrosión por acción mecánica, incluida la corrosión por tensofisuración. Este tipo es el producto de esfuerzos de tracción que conducen a la aparición de grietas en la estructura del metal.

Entornos de corrosión críticos

La corrosión se puede producir en cualquier lugar, pero existen áreas en las que es mucho más rápida. Las áreas litorales, por ejemplo, se caracterizan por un contenido más elevado de sal en el aire. Las áreas industriales también son focos importantes: las emisiones del conglomerado de empresas favorecen la interacción de muchas sustancias diferentes en el aire. El resultado puede ser un cóctel de sustancias corrosivas y contaminantes que aumenta el riesgo de corrosión. La industria química, empresas agrícolas, empresas metalúrgicas y centrales de carbón son ejemplos de entornos de corrosión críticos. Por si fuera poco, estos sectores se enfrentan además a retos importantes en el ámbito de la sostenibilidad.

Estructuras resistentes a la corrosión

Por todo lo anterior, las estructuras de soporte resistentes a la corrosión, como los sistemas de montaje para paneles solares, adquieren una importancia extraordinaria en entornos críticos a fin de captar tanta energía solar como sea posible a un coste razonable. Afortunadamente, el mundo de la innovación de materiales ha dado respuesta a esta problemática con el desarrollo del recubrimiento MAGNELIS®. Este recubrimiento mejora el acero con una capa mixta de magnesio, aluminio y zinc que confiere protección a largo plazo. El acero, por ejemplo, ofrece 20 años de protección frente a la corrosión. Una de las propiedades exclusivas de MAGNELIS® es la capacidad de «autorrepararse» que tiene la capa de recubrimiento, de fundamental importancia en los bordes (cortados). La protección en estos bordes siempre debe ser óptima para evitar la aparición de óxido.


En Esdec ensayamos exhaustivamente todas nuestras estructuras de soporte frente a todos los tipos de corrosión. Concretamente, significa que utilizamos acero Magnelis tanto en sistemas para cubiertas planas (serie FlatFix) como para cubiertas inclinadas (serie ClickFit). Observando la clasificación de ambientes como se establece en la norma EN-ISO 12944-2, los productos Esdec pueden usarse en las condiciones corrosivas más severas.

Nos falta hablar del último tipo de corrosión relevante, la corrosión por tensofisuración. Especialmente en componentes sometidos a esfuerzos mecánicos constantes pueden formarse


fisuras muy delgadas que abran las puertas a la corrosión. Por tanto, es importante instalar el sistema siempre según lo especificado en el manual y el esquema de instalación para así limitar las tensiones.


Aquí es donde entra en juego otra de las grandes ventajas del recubrimiento MAGNELIS®: se estira en los puntos en que el metal se dobla. De esta manera, cubre el acero situado debajo y brinda protección adicional ante esfuerzos de tracción o compresión. Una ventaja adicional «sin coste» que ofrece la línea de productos FlatFix al instalador para que este pueda proporcionar una solución de calidad al cliente.

Calidad certificada por organismos independientes

A fin de determinar la resistencia a la corrosión de los materiales empleados por Esdec, son ensayados de acuerdo con la normativa europea por laboratorios de ensayo acreditados como VDE Renewables y Element. Los productos Esdec presentan resultados favorables y permiten a Esdec suscribir su compromiso de garantía de 20 años para sus sistemas de montaje. En el caso de grandes proyectos, se solicitan periódicamente a Esdec declaraciones en relación con la resistencia a la corrosión de nuestros sistemas.

Un sistema de montaje de placas fotovoltaicas sostenible y climáticamente neutro

Debido a la alta calidad, por ejemplo, de los sistemas de montaje FlatFix Wave Plus, es posible desmontarlos de la cubierta, reutilizarlos o fundir por separado sus componentes para obtener materias primas sin ningún problema una vez que han superado los 20 años de vida útil. Esdec ha iniciado además los trámites para obtener el certificado ISO 14001. La norma 14001 establece los requisitos de un sistema de gestión ambiental utilizado para desarrollar una política ambiental adecuada y salvaguardar su implementación. La reutilización de materiales es uno de los temas importantes.

¿Quiere saber más sobre FlatFix Wave Plus?

¿Quiere saber más sobre nuestros sistemas de montaje para cubiertas planas y cubiertas inclinadas? Participe en uno de nuestros seminarios web o cursos de formación en productos gratuitos.